Hoy día 6 de Noviembre de 2015 se ha publicado la distribución salarial por deciles para 2014. Tal y como ocurre con la encuesta de estructura salarial para 2013 que se analiza a continuación, el INE no incluye las partidas aportadas por la empresa.


Hoy día 24 de Junio de 2015 se han publicado los resultados de la encuesta de estructura salarial divulgada por Instituto Nacional de Estadística con datos correspondientes a 2013. Se publican, entre otros, los datos de salario medio, salario mediano y salario más frecuente (o modal) en España.

El salario medio se refiere al salario bruto medio anual de los trabajadores por cuenta ajena que prestan sus servicios en centros de cotización y que hayan estado de alta en la Seguridad Social durante más de dos meses durante el año. Básicamente es la suma de todos los salarios de un país, por lo que introduce sesgos importantes. A modo de ejemplo, si imaginamos un país fictício en el que un individuo A tiene un salario de 10.000€, un individuo B de 20.000€, un individuo C de 30.000€, uno D de 50.000€, y uno F de 1.000.000€, el salario medio del país sería de 222.000€. Obviamente es una estadística que sirve para tener una referencia a nivel país, pero no es cualitativa, ya que ni de lejos todos alcanzan ese valor.

El salario mediano es el que divide al número de trabajadores en dos partes iguales, los que tienen un salario superior y los que tienen un salario inferior. En el ejemplo anterior, el salario mediano corresponde con el individuo C.

El salario modal es el salario más frecuente. Se agrupa a los individuos en grupos de salarios, obteniendo cual de ellos tiene el mayor número de trabajadores.

De acuerdo a sus estadísticas para 2013, el salario medio ascendió a 22.697,86 euros, el salario mediano a 19.026,66 euros, y el salario más frecuente a 15.433,14 euros. El salario más frecuente anteriormente mencionado correspondería a un trabajador "mil eurista" una vez se le restan partidas como IRPF o Seguridad Social. A continuación se proporciona un gráfico proporcionado por el INE modificado para los datos de 2013:

Sin embargo, si se acude a la metodología del INE con el que han recopilado y generado estas estadísticas, se comprueba que:

[..] se incluye el total de percepciones salariales en dinero efectivo y remuneraciones en especie. Se computan los devengos brutos o retribuciones antes de las deducciones de las aportaciones a la Seguridad Social por cuenta del trabajador o las retenciones a cuenta del Impuesto sobre la renta de las Personas Físicas (IRPF).

Es decir, se proporciona el salario bruto antes de IRPF y retenciones "por parte del trabajador" (Seguridad Social), pero no se incluyen las retenciones "por parte de la empresa". Como ya se vio en un artículo anterior denominado "el salario bruto real (coste total trabajador) que no reflejan las nóminas", el salario bruto real de un trabajador, si se quiere tener una perspectiva más realista, debería incluir también las aportaciones de la empresa (lo que técnicamente se denomina costo laboral del trabajador), puesto que es renta en especie y/o diferido, al igual que ocurre con las aportaciones por parte del trabajador. La oficina europea de Estadística (Eurostat) proporciona datos oficiales de salarios brutos (wages) y costes salariales (labour costs) para todos los países pertenecientes a la Unión Europea. En el gráfico siguiente, se proporciona información más detallada, tanto por parte de Eurostat, como por parte del Instituto Nacional de Estadística, de cómo se desagrega el costo total por trabajador en tres partidas, aunque el asalariado solo pueda tener conocimiento a través de su nómina de una de ellas (gross wages):




¿Cómo quedarían entonces los tres salarios tipo incluyendo el costo total del trabajador? si se contabilizan las contingencias comunes (23,6%), contingencias profesionales por desempleo en contratos fijos (5,5%), por desempleo en contratos temporales (6,7%), por formación profesional (0,6%) y por el Fondo de Garantía Salarial (0,2%), se obtendría un incremento aproximado para un contrato fijo de un 30%, y de un 31,1% para un contrato temporal. Desafortunadamente, ni Eurostat, ni el Instituto Nacional de Estadística (INE), proporcionan este tipo de información.

Para tener una idea general, se proporciona un gráfico con datos oficiales de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) del INE para 2014, donde se compara el coste laboral bruto total (incluye las partidas "por parte de la empresa"), y el salario bruto de un trabajador (lo que se refleja en la nómina) para diferentes actividades profesionales proporcionadas por la encuesta trimestral. Los incrementos porcentuales que aparecen encima de cada barra azul son por tanto la diferencia entre ambas partidas, y que no aparecen reflejadas en las nóminas de los asalariados (aunque a lo largo de 2015 debe comenzar a reflejarse por decreto ley). A la vista de los datos se puede comprobar como en casi todas las profesiones, la diferencia entre el salario teórico y el costo total del trabajador, supera ampliamente el 30%, llegando a casos como "Construcción", que alcanza valores superiores al 40%:




Finalmente, en la Encuesta Anual de Coste Laboral (EACL) para el año 2015, también se ofrece una clasificación detallada las actividades laborales por coste total bruto (salarios + cotizaciones sociales). Como se puede observar, los trabajos con una remuneración más alta pertenecían a suministro de energía con 76.664€ anuales, mientras que hostelería se encontraba en el extremo contrario con 18.730€.




Por tanto a modo de conclusión, para el ejemplo de un contrato fijo, el salario medio real en 2013, incluyendo las aportaciones "por parte del empresario", ascendió aproximadamente a 29.506,86€ (según los microdatos de la ECTL para el segundo trimestre 2015, el salario medio general fue de 31.092€ sin especificar el tipo de contrato), el salario mediano a 24.734,65 euros, y el salario más frecuente, que corresponde a un "mil eurista", a 20.063,08 euros . Como siempre, el objetivo del artículo no es afirmar o negar que los salarios reflejados anteriormente son adecuados o no, sino proporcionar datos con los que tener mejores herramientas de análisis de la realidad.