Análisis con más precisión.

El informe Ivie Estado de la Educación 2000-2013 es el análisis más profundo, pormenorizado y solvente que pueda existir a día de hoy del estado de la educación en nuestro país. Aunque a priori el gasto en educación pueda parecer un area sencilla de analizar, y en el que la partida más importante sería la relativa a nóminas de los profesores, la tipología del gasto en educación es muy compleja.

Como se puede observar en la siguiente gráfica, existen multitud de partidas involucradas en gasto educativo, como actividades características (consumo final de hogares y familias), consumo de instituciones sin ánimo de lucro, administraciones públicas, gasto de personal, gasto de resto del mundo, bienes y servicios conexos (transporte, comedor, etc.), formación ocupacional para desempleados, consumos finales, consumos intermedios, inversión, gasto de capital, y un largo etc. Por tanto, el gasto educativo en nuestras sociedades modernas es mucho más complejo de lo que aparentemente pueda parecer.




Como aproximación inicial desde donde comenzar el análisis, en los siguientes apartados se abordará el gasto en educación para los tres niveles educativos (primaria, secundaria y universidad), por tipo de titularidad (pública o privada), y desde tres metodologías utilizadas en el presente informe (Fuente: Ivie, pag. 184 - cuadro 5.7; pag. 190 - cuadro 5.8).

La primera metodología a utilizar será el análisis del gasto total por alumno (por ejemplo, el cociente entre todo el gasto público destinado a educación infantil, y el total de alumnos estudiando en ese mismo nivel). Como se indicó anteriormente, esta cifra es capaz de resumir en un solo número cuánto capital moviliza y destina una sociedad a cada estudiante para su formación en capital humano. Representa un dato clave, ya que permite comparaciones entre sectores dentro de un país, y entre distintos países entre si.

Una segunda metodología será desagregar el costo por alumno en tres partidas: coste de personal (salarios y contribuciones a la seguridad social), inversión (fundamental para la adaptación a las nuevas necesidades), y otros costes de funcionamiento, que modelaría un cajón de sastre donde se incluirían el resto de partidas anteriormente citadas. De esta manera se podrá evaluar si el gasto está correctamente equilibrado.

Por último, se analizará el gasto en personal por alumno , es decir, el cociente entre la suma de todos los salarios de personal (docente y administración) y el total de alumnos en cada uno de los niveles, con lo que así tener una perspectiva de qué ha ocurrido y cómo ha evolucionado en el tiempo esta partida relacionada con el capital humano.


Educación infantil y primaria.

En educación infantil y primaria la evolución de los costes totales por alumno en centros de titularidad pública cae desde máximos de 4.356€ en 2008, a 3.551€ en 2013, es decir, una caída de -18,5%, mientras que la caída en centros de titularidad privada es de -5,3% desde máximos de 3.872€ en 2010. Se podría decir que la caída en este nivel educativo del sistema público es dramática, volviendo a cifras incluso anteriores al año 2000.




De acuerdo a la segunda metodología, las nóminas tuvieron una captura media del 86,2% del gasto total en el período 2000-2013, es decir, 86 de cada 100€ se destinaban a salarios de personal educativo, y el resto a inversión y otros costes. Por el contrario, en educación privada esta rúbrica tuvo una media del 69%, 17 puntos inferior.




Finalmente, si se analiza la evolución histórica del coste de personal por alumno en euros nominales (personal docente y personal de administración/servicios), se observa que la remuneración de personal por alumno cae con más intensidad en el sector público, aunque estos siguen estando notablemente por encima del sector privado. En 2009 en concreto, el sector público en educación infantil aportaba un coste de personal por alumno un 50,7% superior al sector educativo concertado y privado. En 2013 la diferencia todavía seguía siendo de un 29%.





Educación secundaria (ESO y Bachillerato).

En educación secundaria y formación profesional, la evolución del costo total por alumno por titularidad también es parecida. En centros públicos, el costo por alumno cae un -23,4% desde máximos de 2008 hasta 2013. En centros de titularidad privada, el gasto por alumno no solo crece a partir de 2008, sino que la caída es moderada (-6,2%) y a partir del máximo en 2010 (4.602€ por alumno). En los centros públicos el costo por alumno retrocede a valores de 2001, aunque sigue por encima del sector privado.




Los salarios del personal educativo del sector público alcanzan para todo el periodo una media del 89,3% (89 de cada 100€), y en el sector privado el costo sigue siendo más eficiente con 74,2%.




En referencia al coste de personal por alumno, acontece el mismo fenómeno. El sector público experimenta un crecimiento salarial de personal por alumno más rápido que el sector privado, que experimenta un crecimiento más moderado. En 2008, año del comienzo de la crisis internacional, se alcanza la máxima diferencia, con el sector público disfrutando de una diferencia salarial de un 83,2%. En 2013 la diferencia todavía seguía siendo de un 44%.





Educación universitaria.

Finalmente, en centros educativos universitarios, la caída del gasto por alumno en centros de titularidad pública es de -16,5% en el periodo 2009-2013, volviendo a valores absolutos de 2006, mientras que en los centros de titularidad privada la caída es de -7,6% desde máximos de 2011. En este caso el coste por alumno en el sector público sí cae por debajo del sector privado (6.000€ vs 6.700€ anuales respectivamente), aunque existe una razón que se explicará a continuación.




Mientras en el sector público el costo medio en personal a lo largo de todo el período alcanzaba un 67%, en el sector privado era de 50,8%.




En relación a los costes salariales por alumno, se produce un caso particular. En 2009 se alcanza la máxima diferencia en costes salariales para personal trabajando en universidades públicas con un 55%, aunque en 2013 disminuye a un 28%. Es decir, mientras el costo total por alumno del sistema público en 2013 cae por debajo del privado, los costos en personal por alumno siguen siendo superiores. ¿Dónde está la diferencia? en que la universidad privada tiene más gastos en la partida "otros costes de funcionamiento". O dicho de otra manera, los costos totales en el sistema público caen por debajo del sistema privado en 2013 porque se recorta mucho más en la partida "otros costos" que en la de capital humano.





Por tanto, a partir de los datos y estadísticas anteriores, se pueden obtener dos conclusiones. La primera es que efectivamente la caída del gasto total y gasto en personal por alumno en educación de titularidad pública es notable, volviendo a valores incluso anteriores al año 2000 para infantil y primaria, un retroceso de más de 11 años.

Por el contrario, el gasto por alumno en educación de titularidad privada (concertada y privada), se mantiene estable a lo largo de todo el período. En terminos generales podría afirmarse que el gasto en el sector privado es mucho más eficiente, es decir, tiene menor costo total por alumno, menos en personal, más espacio para inversión y para otros costos de funcionamiento.

Sin embargo, es gracias al contexto y la comparación con el sector privado, que se puede obtener una segunda conclusión con un mayor grado de exactitud. La caída del gasto total por alumno en los centros públicos es consecuencia de un incremento anterior desproporcionado, muy por encima del sector privado, y probablemente incentivado por el periodo de crecimiento económico general, y aumento de los ingresos tributarios en particular, experimentado por España desde la entrada del euro.

Por citar un ejemplo, mientras en las escuelas públicas de educación secundaria y formación profesional, el gasto total por alumno alcanzaba los 6.470€ en 2007, en los mismos centros, pero de titularidad privada, el gasto era de 4.151€ por alumno, un 55,8% inferior. Es interesante mencionar que en el costo por alumno del sector privado, se internalizan costes que no se producen en el sector público, como por ejemplo la construcción del colegio y sus correspondientes instalaciones.

Podría decirse que a excepción de la universidad, el resto de niveles educativos del sector público recorta en gasto a partir de 2008-09, pero para mejorar la eficiencia del sistema público (hacer lo mismo con menos recursos), y equipararse y converger en costos al sector privado.

Las siguientes preguntas a realizar serían las siguientes ¿en qué rúbricas se producen estas diferencias? ¿en despidos de trabajadores? ¿en recortes salariales? ¿en menos centros públicos? ¿en más alumnos por profesor? El mayor gasto total por alumno en centros públicos ¿se trasladan a mejores resultados educativos en pruebas internacionales?.

Ir a primera parte.

Ir a tercera parte.

Ir a cuarta parte.