La crisis financiera de 2008 disparó el desempleo juvenil hasta el 56%.

¿De verdad una tasa de desempleo juvenil del 50% significa que uno de cada dos jóvenes no puede trabajar y se encuentra expulsado del mercado laboral?

Go to the profile of  El Blog de Daniel
El Blog de Daniel
4 min de lectura
La crisis financiera de 2008 disparó el desempleo juvenil hasta el 56%.

Nunca se ponderará suficientemente el daño que produce la falta de expectativas laborales decentes para la generación joven. Y no tan joven en el caso de España, donde la barrera europea de los 25 años, hace ya tiempo que deja de marcar la frontera del paso a la edad adulta y a la autonomía personal.

Las bajas tasas de actividad, las escandalosas cifras de desempleo, y las precarias condiciones de los empleos balizan el recorrido de una generación que se siente condenada a la marginalidad social e impedida para la plena autonomía personal y un futuro fuera del paraguas familiar.

Según estadísticas oficiales publicas por Eurostat [[1]], España tuvo una tasa de desempleo juvenil del 34.3% en 2018, en segunda posición de toda Europa solo por detrás de Grecia (40%), y por delante de Italia, país situado en tercera posición con un 32.2%. Sin embargo la tasa de desempleo alcanzó cifras estratosféricas del 56% en 2013, un año después de la explosión en España de la crisis internacional de 2008.

Captura-de-pantalla-2019-08-17-a-las-17.14.31-1

Sin embargo ¿de verdad una tasa de desempleo juvenil del 50% significa que uno de cada dos jóvenes no puede trabajar y se encuentra expulsado del mercado laboral? Si se miran los datos con escuadra y cartabón, la realidad pudiera no ser tan extrema como usualmente se utiliza en medios de comunicación. Y es la propia oficina de Eurostat quien afirma que esta perspectiva es una falacia, explicando por qué las estadísticas sobre desempleo en la población entre 15 y 24 años suele interpretarse equivocadamente[[2]].

Y la razón es que el indicor de desempleo juvenil más utilizado ("rate") se calcula como el cociente entre el número de personas entre 15 y 24 años que buscan trabajo, y el total de jóvenes del país que están en disposición de trabajar, como estudiantes aprendices empleados, aprendices desempleados, desempleados que no estudian, y empleados (ecuación de la izquierda siguiente figura).

Youth_nemployment_rate_ratio_illustration

Sin embargo, y de acuerdo a Eurostat, se está dejando fuera de la ecuación tanto a todos aquellos que están estudiando a tiempo completo, como a aquellos que ni estudian ni trabajan, es decir, fuera de la población activa. Si se miran los números en agregado para España durante 2018, de los 4,5 millones de jóvenes entre 15 y 24 años, 3 millones estarían en esta última categoría, 990 mil empleados como población ocupada, y 517 mil desempleados buscando un empleo.

Captura-de-pantalla-2019-08-17-a-las-19.33.16

Es por ello que Eurostat también proporciona un segundo indicador denominado "ratio" [[3]], en cuya ecuación (dos figuras más arriba, derecha) también incorpora a toda la población anteriormente mencionada, lo que proporciona una segunda perspectiva radicalmente diferente a la comúnmente utilizada. Si se comparan cifras a nivel europeo, los países no presentan diferencias tan notables si se utiliza esta segunda métrica. Para España en particular para 2018, mientras la "rate" de desempleo juvenil ascendía hasta el 34.3%, la "ratio" lo hacía hasta un valor más contenido del 11.3%. O dicho de otra manera, 11 de cada 100 jóvenes sí estaban desempleados

Captura-de-pantalla-2019-08-17-a-las-20.01.10

Eurostat proporciona una posible razón por las que en España incrementó drásticamente la "rate" de desempleo en el periodo 2007 a 2012. De acuerdo a su propuesta, no solo fue debido a un aumento de la población jóven desempleada que buscaba trabajo, sino también por el aumento del número de individuos que continuaron en el sistema educativo, o que volvieron para mejorar su formación, creando un efecto composición sustancial que distorsiona el indicador.

1

2

Aunque para Europa una ratio de 6.8% no es preocupante, sí lo es un 11.8% para España. Tanto la propia Eurostat, así como multitud de otros estudios que lo avalan, muestra que la crisis financiera de 2008 fue especialmente dura no solo con poblaciones específicas como mayores de 45 años, o trabajadores con contratos temporales, sino con la población joven, por lo que se requiere del maximo esfuerzo por parte de la sociedad para apoyarles.

Los problemas a los que se enfrentan los jóvenes españoles es el de la independencia. España es de los países europeos cuyos jóvenes tardan más en independizarse. Mientras la media europea se sitúa en los 26 años, los jóvenes españoles no se independizan de media hasta los 29. Este colectivo también sufre temporalidad, parcialidad, cobran salarios bajos y, en algunos casos, trabajan "largas jornadas" sin retribución ni control.

Las administraciones públicas deben continuar trabajando para mejorar el mercado laboral de esta población sin lugar a dudas, pero también es necesario trabajar sobre estadísticas que se interpreten correctamente. Ambas maneras de medir el desempleo son precisas, puesto que las ofrece Eurostat como estadísticas oficiales. Sin embargo también es correcto y menos dramático afirmar que el desempleo juvenil con respecto a toda la población entre 15 y 24 años asciende a un 11.3%, y que si se representa con respecto al total de población activa (individuos en edad de trabajar entre 15 y 65 años), disminuiría hasta un 2.32%


  1. Eurostat Unemployment by sex and age - annual average ↩︎

  2. Eurostat - Definition of unemployment and youth unemployment indicators ↩︎

  3. Eurostat - Youth unemployment rate and ratio, 2014-2016 ↩︎